sábado, 25 de febrero de 2012

** Testigo de excepción, de Francisca Aguirre

Un mar, un mar es lo que necesito.
Un mar y no otra cosa, no otra cosa.
Lo demás es pequeño, insuficiente, pobre.
Un mar, un mar es lo que necesito.
No una montaña, un río, un cielo.
No. Nada, nada,
únicamente un mar.
Tampoco quiero flores, manos,
ni un corazón que me consuele.
No quiero un corazón
a cambio de otro corazón.
No quiero que me hablen de amor
a cambio del amor.
Yo sólo quiero un mar:
yo sólo necesito un mar.
Un agua de distancia,
un agua que no escape,
un agua misericordiosa
en que lavar mi corazón
y dejarlo a su orilla
para que sea empujado por sus olas,
lamido por su lengua de sal
que cicatriza heridas.
Un mar, un mar del que ser cómplice.
Un mar al que contarle todo.
Un mar, creedme, necesito un mar,
un mar donde llorar a mares
y que nadie lo note.

AUTORA DO POEMA: Francisca Aguirre.















RECUNCHO LITERARIO ENVIADO POR: Alvariño
Colaborador de A Lareira Máxica

3 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

Julio Torres dijo...

Vivir ó lado do mar, é algo impagable. Dígoo porque Sanxenxo rezuma mar polos catro costados. E cando mellor un está en Sanxenxo non é precisamente no masificado verán. Claro que non todo é mar...

O Moucho dijo...

Gustoume esta poesía. Solo preguntarlle a Alvariño, si este texto é solo un fragmento de un poema mais longo ou é unha poesía enteira, é decir, que non forma parte de un contexto maior e é totalmente independiente. Picame a curiosidade.

Alvariño dijo...

Pois, non o sei. Non podo dicirche... O poema é moi bo, eso si.