sábado, 19 de noviembre de 2011

** El hilo rojo


TEO. Mariam

El hilo rojo es una leyenda anónima de origen chino, que dice que entre dos personas que están destinadas a tener un lazo afectivo existe un hilo rojo que viene con ellas desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas.

El texto literal viene a decir: "Un hilo rojo conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”.

Según la leyenda, el “Abuelo de la Luna” ata un hilo rojo en la muñeca de cada niño al nacer. Este hilo está atado a muchos otros hilos, que a su vez, sujetan la muñeca de todas las personas con las que ese niño está destinado a encontrarse. A medida que el bebé crece, los hilos se van acortando, acercando cada vez más a dichas personas.

Me gusta este cuento, tiene algo de verdad mágica. En la vida se conocen muchas personas y de todas ellas solo algunas se convierten en personas especiales, personas que se acomodan en un rincón de nuestro corazón y se quedan ahí para siempre.

7 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

Anónimo dijo...

É un conto moi fermoso. Grazas a eses fíos vermellos imos vivindo, tirando para diante cando todo invita a caer para atrás. ¡Grazas por existiren!

O Moucho dijo...

¡Que bonito! ¡Precioso! ¿Hasta donde llegará mi hilo? Creo que ha crecido demasiado y puede que siga creciendo. Claro está lo dificil es saber si la otra persona tiene el mismo hilo que yo. Jo. ¡Lastima que mis amores platónicos no tengan mi hilo! Uf, entre esta historia y las canciones de amor de Gilberto Santa Rosa, se me han puesto los ojos llenos de agua. Y sé que no está a mi alcance el poder tirar por el hilo para saber quien está al otro lado. Bueno, total ella no se pierde nada. Saludos a toda la familia de A Lareira Maxica

Julio Torres dijo...

Debo recoñecer que non sabía o do fío rojo, pero creo que leva moita razón. E ademais é moi fermoso, efectivamente.

Estou dacordo con que xogan un papel moi importante. Nesta vida hai moitas persoas, pero moi poucas son especiais, sen ser familiares. Gran verdade.

Gustoume moito a historia. Gracias Mariam por facernos partícipes dela.

Saúdos máxicos. Carpe Diem

Alvariño dijo...

Encántoume este "conto-verdade", é realmente bonito.

sonia dijo...

Boas Mariam! Hoxe sorprédeme gratamente as historias da larareira, están cheas de ternura, de amor, de........É un relato fermoso.
Coincido contigo, hai xente realmente especial na nosa vida, e esté onde esté, está presente no noso corazón.
Grazas por este relato tan fermoso.

Mariam dijo...

Creo que este conto chino encerra unha verdade moi grande. A ver, explícome: o fío ás veces ténsase moito, ténsase tanto que parece que se vai romper sen que ninguén poida remedialo. Paradóxicamente, cando se sinte esa tensión, tamén se sinte un sentimento de perda moi grande.
Polo menos, eso é o que me pasa a min. É que tiven un desencontro cunha persoa que me fixo sentir completamente despreciada e ignorada. Como se me apartasen deliberadamente, como se eu non fose persoa. É un tema delicado, moi duro. Comprendo que cadaquén ten o dereito de elexir ós seus mellores amigos. O caso é que eu teño dentro de min un sentimento de confianza rota, porque esa confianza que eu creía que existía xa non é recíproca.
Non sei qué vai a pasar, non sei da calidade do fío. Supoño que o paso do tempo me ha de facer ver as cousas doutro xeito.

Julio Torres dijo...

Vaia...Espero que todo se solucione pois eres unha gran persoa. Moitos ánimos, Mariam!!!!!!!