lunes, 28 de febrero de 2011

** Vivir con menos, sen dificultades

Ola a tóda-las e a tódo-los. Na ausencia obrigada do Xulio encarregareime por unhos días da administración da súa blogue.
Patri Loureiro

Reducir tu nivel de vida y vivir más frugalmente puede verse de dos maneras:

Puede verse como una lucha, porque sacrificas muchas cosas y vives con menos confort.

O… puede ser increíble, porque sacrificas el consumismo a cambio de una vida llena de las cosas que amas, una vida que siempre has querido.

Y todo depende de tu mentalidad. ¿Quieres centrarte en lo que estás cediendo, o en lo que realmente amas? He descubierto que es realmente útil centrarte en lo positivo, y aprender a prosperar con un estilo de vida simple y frugal llenado mi vida de cosas que me den alegría y satisfacción.

Puedes vivir la vida a hora y disfrutarla al máximo; sin destruir tu futuro. ¿La clave para hacerlo? Encontrar maneras de disfrutar la vida por completo, del todo, al máximo… que no suponen un coste para el futuro.

Estos son algunos consejos para vivir esta filosofía:


* Encuentra placeres gratuitos o baratos. La frugalidad no tiene que ser aburrida ni restrictiva… si usas tu imaginación. Sé creativo y encuentra maneras de divertirte (a tope) sin gastar mucho dinero. Haz una merienda en el parque, ve a la playa, haz trabajos manuales, juega con juegos de mesa, vuela una cometa, haz galletas… podría listar cien cosas, y tú podrías encontrar cien más. Haz una lista de placeres simples, y disfrútalos al máximo. Esta es la clave para disfrutar la vida sin gastar el dinero de mañana.

* Haz que simplificar sea divertido. Soy un gran fan de simplificar mi vida, y para mí es divertido. Me libro de cosas (y a veces gano dinero vendiéndolas) y me encanta hacerlo. Sale a cuenta.

* Da prioridad a las personas. Si das prioridad a “cosas” (gadgets, muebles, ropa, zapatos, joyas, etc.) gastarás un montón de dinero. Pero si das prioridad a las personas (a gente a la que quieres más tus mejores amigos y familia) no necesitas gastar un céntimo para disfrutar de la vida. Busca tiempo para visitar a tus amigos o a tus parientes… y ten una conversación con ellos que no suponga salir a cenar o ir al cine. Simplemente siéntate, toma algo de té helado o cacao caliente (según el tiempo que haga), y charla. Cuenta chistes y pártete de risa. Habla sobre libros que has leído, películas que has visto, las cosas que te pasan, tus esperanzas y sueños. Y busca tiempo para tus hijos o tu pareja. Pasa tiempo con ellos de verdad, haciendo cosas que no cuestan dinero.

* Encuentra tiempo para ti mismo. Busca un rato cada día, y cada semana, para pasar tiempo solo. De verdad da más sentido y disfrute a tu vida, en lugar de correr por ella sin tiempo para pensar, para respirar.

* A veces, derrocha. No deberías negarte placeres caros todo el tiempo; no es bueno desarrollar un sentimiento de privación. Para evitarlo, de vez en cuando, cómprate algo… o mejor, date un gustazo decadente. Me encantan las cosas con chocolate negro o frutas del bosque. Las crepes con helado y frutas del bosque son mis favoritas. Simplemente no te pases… y aprende a disfrutar el derroche al máximo. Si de verdad te tomas el tiempo para disfrutarlo, no necesitas muchos.

* Registra tus éxitos. En realidad no importa cómo registres tus éxitos… puedes usar estrellas de oro por crear un nuevo hábito de simplificación o frugalidad, o una hoja de cálculo en la que apuntes tu deuda decreciente o los ahorros o inversiones crecientes. Un registro es una manera excelente de no solo tener motivación, sino hacer el proceso de cambio divertido.

* Prémiate a ti mismo. Y para hacerlo más divertido, ¡celebra cada pequeño éxito! Establece recompensas (no demasiado caras) en tu camino hacia el éxito; celebra un día, dos días, tres días, una semana, dos semanas, tres, un mes… esa es la idea.

* Hazte voluntario. Una de las cosas más gratificantes para mi familia ha sido poder ser voluntarios. Es algo que hemos empezado a hacer el último año, pero desde entonces lo hemos hecho un montón de veces de maneras diferentes. Y aunque no cuesta un céntimo, es tremendamente satisfactorio en formas que el dinero nunca podría comprar.

* Vive el momento. Aprende a no pensar tanto en el futuro o el pasado, sino en lo que estás viviendo ahora mismo. Estate presente. Puede parecer obvio, pero es la clave para disfrutar la vida a tope, sin tener que gastar dinero. Piensa en ello: puede gastar dinero saliendo a cenar, pero si no estás pensando de veradd en lo que estás comiendo, podrías no disfrutarlo mucho. Pero si cocinas una comida simple pero deliciosa, y realmente saboreas cada bocado, puede ser tremendamente placentero sin costar un montón.

* Frena. Del mismo modo, no puedes disfrutar la vida al máximo si pasa por ti como si fuera a gran velocidad. ¿Alguna vez has pensado qué rápido se ha ido una semana, un mes, o un año? Quizás vas demasiado por el carril rápido. Intenta frenar, y las cosas serán menos estresantes y más agradables.

* Aprende a encontrar cosas baratas y buenas. Llámame loco, pero me encanta comprar en tiendas de segunda mano. Puedes encontrar un montón de cosas que están bien y cuestan muy poco. Los mercadillos son lo mismo. O visita la biblioteca, o librerías de libros usados.

Nota: traducción del ebook de Leo Babauta ” Thriving on Less “.



ARTIGO ALLEO REMITIDO POR: Mariam
Colaboradora da Lareira Máxica

4 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

Julio Torres dijo...

Que gran verdade, amiga mariam!!!!

Saúdos máxicos, desde Sanxenxo

sonia dijo...

Ogallá Marian, coincido totalmente.

As veces pregúntome se nos refuxiamos no consumo, pensando equivocadamente, (penso), que nos fai más felices e esquecendo os verdadeiros problemas.
Cremos que tendo máis e máis somos afortunados.

Onde está o límite de vivir cómodamente.

Si, tes razón, vivir día a día, disfrutar do máis simple e sinxelo cos que nos rodean, sendo prudentes.

As veces falamos da probreza dos máis pobres, pregúntome ¿quen son realmente os probres, eles que non teñen o básico para sobrevivir pero disfrutan ou nós que o temos todo e máis?

O consumo é sinónimo de benestar, de calidade de vida, de............

Supoño que uns máis e outros menos debemos aprender un pouco...

Bo día

Mariam dijo...

A min non me quedou máis remedio que mudar os meus hábitos pola culpa da crise e si, afirmo rotundamene, que ás veces, se consume por consumir. É unha especie de locura irracional que tampouco aporta grandes satisfaccións personais.
Ademais, que alguén, unha tarde destas frías de inverno, te invite a tomar un cola-cao quente na súa casa non é mal plan. Estamos ante un pequeno-gran placer, adsequible e delicioso. Se a compañía e agradable e hai por alí algo para mollar no cola-cao, xa non vos conto... Un experiencia cuasi-relixiosa a un precio low cost.

¡Saúdos e gracias polos vosos comentarios!

O Moucho dijo...

Tamen estou dacordo en estes consellos. Ainda que non resulta doado dar con cousas que che enchan a vida. Eu non gasto nada pola semana, pero cando chega a finde, sempre recorro ó cine. É un vicio caro,(entradas+palomitas, por suposto) pero enchenme unha chea de horas vacías. O malo é que non teño con quen compartir todo o que vexo debido a que ando solo. Nos ultimos meses, estou acudindo a 3 clases semanales de bailes latinos. Tamen pode resultar caro, pois as clases oscilan entre 15 e 25 euros mensuais. A esto, tamen ó igual que no cine, hai que añadir o gasto de combustible para desplazarse. Cada vez está mais caro. Pero a parte de facer exercicio bailando e usando o cerebro para coordinar todos os movementos( o que me permite manter certa actividade no cerebro), disfrutas dunha actividade na compaña de un monton de xente, chegas a falar un rato con elas, divirteste unha chea bailando e rindo dos teus fallos ou dos fallos dos demais. En resumen: vivense as clases con moita intensidade. A pena: que so duran como moito entre 2 horas e 2 horas e media. Pero para unha persoa que sempre acostuma a andar coma alma en pena, resulta do mais gratificante. Moitas cousas que nos recomendas,Mariam, estan moi ben pero de nada sirve si non podes compartir as cousas con outras persoas. Ata a data, non fun capaz de atopar outra actividade que me enchera tanto como o cine ou o baile. Pero resulta moi costoso para unha economía cutre como a miña. Eso sí, non penso deixar o baile. É tremendamente positivo. Mellor que facer un deporte. E inda por riba coñeces xente, falas algo con ela e disfrutas. Creo que Maria, chegou a criticarme, por aconsellarlle que fose positiva na vida, tendo en conta que eu non son un exemplo para difundir tales feitos. Pero si soubera os cambios que cheguei a ter gracias ó baile... non me criticaría como me parece que chegou a facer. De calquer xeito, si teño un defecto claro, é que suelo animar á xente a facer cousas que son moi positivas para esa persoa, pero non son capaz de aplicalo na miña vida. jeje. Son incorrexible. Preocupome pola palla do no ollo alleo, e non me preocupo da palla que teño dende hai moito tempo no meu. Pidoche perdon, Maria, si te faltei en algo.