martes, 3 de marzo de 2009

** Él nunca lo haría

Hoy he leído una noticia que me alegra, pero que al mismo tiempo me escandaliza. Se trata de la inhabilitación de por vida a una ciudadano de Palma (si es que se le puede llamar ciudadano), para tener otro perro.

Al parecer este individuo, que poseía dos perros, ni corto ni perezoso, no se le ocurre la mejor idea que marcharse de vacaciones, en pleno verano, dejando a sus perros en la terraza de su casa, sin agua, sin comida y sin nadie al cargo de ellos. Uno de ellos acaba muriendo y el otro es rescatado en lamentables condiciones por los bomberos, gracias a la denuncia de los vecinos, los cuales se percataron de tan detestable escena.

Y es que en este mundo, aún existe gente que trata a los animales como objetos de usar y tirar. Ven a los animales como un complemento, que cuando deja de interesarnos, o porque nos resulta un obstáculo para nuestras necesidades (no básicas), podemos desprendernos de ellos, como si fueran unos zapatos viejos o pasados de moda.

Como decía ese famoso slogan: “El nunca lo haría”. Y es que un animal de compañía, desde el primer momento en que entra en nuestra casa, se convierte en uno mas de la familia, al que debemos cuidar y alimentar, pues en contrapartida, ellos nos ofrecen amor y compañía de por vida (entre otras cosas), y sin exigirnos nada a cambio. Por lo tanto, debemos considerarlos casi como nuestros hijos. Ellos no son artículos para fardar ante los amigos y vecinos. Tampoco son juguetes que caprichosamente puedan pedir nuestros hijos y que cuando aparece otro juguete más divertido, se opta por abandonarlo.

Aún tengo en el recuerdo aquellas escenas de un hombre que le da una paliza mortal a un perro, porque éste, siguiendo su instinto natural mató a una gallina. ¿No le hubiera sido mejor encerrar debidamente a las gallinas, fuera del alcance de su perro, para que no volviera a suceder tal hecho?

El ser humano ha evolucionado “mucho” desde la prehistoria, aunque por lo visto no hemos evolucionado los suficiente. Seguimos siendo seres salvajes para con algunos seres vivos.

Me alegro, por lo tanto, de esta sentencia, aunque por desgracia, debería de aplicarse a más gente, de la que creemos. Gente que opta por dejar morir a un perro, por una enfermedad curable, por no gastar dinero en el veterinario (“si se muere, compramos otro y ya está”), gente que antepone sus necesidades (necesidades no básicas), para poder pasar un mes en un hotel de la costa mediterránea. (“¿Que hacemos con el perro? No lo podemos llevar. Pues lo abandonamos en el monte. Yo no me voy a quedar sin vacaciones en la playa por culpa del perro.”)

Ante todo debemos preguntarnos esto: ¿Quién es más animal, ellos o nosotros?


ARTIGO RELACIONADO PUBLICADO O 24-03-08 EN A.L.M.:
Diario dun can...porque os cans tamén teñen vida



UN ARTIGO ELABORADO POR: O Moucho
Colaborador de A Lareira Máxica

4 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

María dijo...

Noraboa polo teu estreo Moucho, moi ben. So unha petición, porque a próxima vez non o escribes en galego? Nos comentarios empregas o galego e moi ben ademáis.
Sobre o contido do artigo .... pois si, eso mesmo me pregunto eu, quen é mais animal?

o moucho dijo...

Estimada Maria. Decidín usar o castelán porque así esta pequena crítica, sempre será leida por mais xente. Por ahí anda Jose, que nos pideu disculpas por non expresarse en galego. Eu considero que non tiña porque disculparse. Acaso non poden convivir os dous idiomas. ¿Que mal lle pode facer o castelan contra o galego, cando nunca tanta liberdade de expresión tivo o noso idioma? Creo que non debemos discriminar os idiomas, sinon as barbaridades que a veces expresa a xente, independientemente do idioma no que se diga. En Suiza, según teño entendido, os alumnos dos colexios, aprenden varios idiomas. Xa sabes que en Suiza falanse 4 idiomas distintos. No noso país tamén podíamos aprender os nosos idiomas cooficiales. Esto enriquecería a nosa mente e axudaríanos a convivir mais amigablemente. Lastima que os nacionalismos pensen que o mellor é a discriminación e o rexeitamento doutras culturas. ¿Acaso non é unha forma de cerrarse ó mundo?
Temos que diferenciar entre galeguistas e nacionalistas. Uns defenden e coidan a nosa lingua e tradicións, mentres o outros só intentan impoñela de maneira radical e forzosa.
Deste tema abría moito de que falar, pero entraríamos en parte no campo da política, e non considero que se deba manchar este blog con artigos en pos dun pensamento político dun partido ou doutro.

Julio Torres dijo...

Coincido plenamente co tema de abandonar ós cans. E engado máis: hai xente que tamén adoita envenenar cans co fin de que non lles molesten. Iso pasa máis ben no rural. Xa me falaron dalgún que outro caso, e as persoas que mo contaron son de confianza. ¿Por que? En moitos caso, hai xente que ten algún negocio e entende que se un can que hai cerca ladra moito pois é mellor eliminalo, xa que perturba a paz do seu negocio. Cando pasa unha vez pois pode ser "casualidade" pero cando xa envelenaron máis dun can xa fai pensar nun acto premeditado e non casual.

Como ben plantexa o Moucho, ¿quen son os animais? Resposta clara: os que teñen forma humana, nese caso.
Digo máis: incluso hai cans ós que so lle resta falar e non será por intentalo. Outros incluso son máis cívicos que moitas persoas e cruzan escrupulosamente polos pasos de peatóns. Demostran así que están ben aprendidos.

En cambio hai persoas que o mero feito de chamarlles así lles ven grande. Son xente con malas intencións e que lle dá igual a vida dos cans ou calquera outra animal. ¿É iso ser persoa? NON

GRACIAS POLO ARTIGO MOUCHO. Moi ben redactado e expresado. Así que non me valen disculpas dicindo que non sabes facelo ben. Queda demostrado que sabes escribir ben. Así que agardo máis artigos teus. Seguro que todos nós os agradeceremos.

sonia dijo...

As veces tratannos mellor os animais que nos a eles. As veces, pregúntome ¿qué é ser humano? ...E ante este tipo de situacións, un non entende nada.