domingo, 2 de diciembre de 2007

** O recuncho literario.....Versión Erótica!!!

"Casi era hora de cerrar cuando en un descuido de la matrona, el teniente acarre´a Aída a la trastienda. La sentó sobre un barril de ron, le levantó la falda y le bajó la pantaleta. Los besos escudriñantes, la lengua intrusa y la humedad que Tom regó, bebió y extendió por sus muslos la hicieron temblar, afiebrarse. Finalmente comprendía las agitaciones y los gemidos de Eyerame cuando se le encaramaba el marido.Lo vio desabrocharse el cinto y soltar las amarras del pantalón que resbaló hacia el suelo y se le atoró en las botas. Ella misma se desabotonó la blusa y guió los labios de Tom hasta sus senos.

Saboreaba su propio interior en la saliva de Tom; el apetito surgió espontáneo. Descubrió que en ella la pasión se daba de forma natural, robusta y armoniosa. El teniente la mordisqueó, se deslizó y le patinó su aliento sobre el sexo. Los recordatorios de Doña Aurora quedaron olvidados. ¿Qué aceites ni que jabones espumosos cuando la razón ha escapado por la entrepierna? Las manos de Tom le apretaron las nalgas y la levantaron despacio. Aída enlazó sus dedos tras la nuca del teniente y dejó que la guiara. Hubo dolor, un desgarramiento y apenas un gemido ahogado por los besos. El jadeo vino después. Tom fluyó dentro de ella, la apretó y se le enredó como rebozo. !Qué rico sentir así, qué frutillas de la montaña, qué mangos podridos de Veracruz! Que vinieran mil lapidaciones ... Se escuchó un golpe, rieron y un chorro de ron cayó sobre ellos. El teniente se frotó la cabeza, abrió los labios y atrapó el borbollón en su boca. Aída besó el líquido dulzón. !Ay Doña Aurora y los brebajes! !Ay Doña Aurora y las ganancias! Tom llévame contigo y no te desclaves nunca. Dos almas se escaparon por las rendijas de las paredes, entrelazadas, dos serpientes en cópula. Los dos supieron que vendrían muchas noches así. Se besaron, anudaron las lenguas y gozaron el sabor del ron. Afuera se bailaba Juan Charrasquead y las risas anónimas revoloteaban hasta la trastienda. Aída rió también, se abrazó al teniente y rodó sobre él. Cuando volvieron al salón, la madrina
bajaba por la escalera que llevaba al segundo piso. Cruzó a grandes pasos hasta la barra y sentenció a Aída con la mirada. Tom le dió a entender que la visitaría a menudo, el trayecto era largo pero no perderían el contacto......"




Fagmento que pertence ó libro "Cuando Cantan Los Lagartos" de Miguel Santana





Estou pensando que igual este podía ser o principio doutra nova sección. A parte do recuncho literario como xa está ahora, a xente podiamos tentar animarnos a enviar relatos literarios pero cun certo contido erótico ou se cadra ata hai quen se anime a escribir o seu propio relato erótico. (dixen erótico ehh, que non pretendo convertir a lareira nun blog pornojhráfico)

María



UN RELATO ENVIADO POR: María
Gran Colaboradora de A Lareira Máxica

1 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

Patri dijo...

Paréceme boa idea e o Julio tamén me dixo que sí. Enviádenos pois relatos deste tipo, que serán benvidos.