martes, 3 de abril de 2007

** Que rabia da cando....!!! (Crónicas hospitalarias)

Qué rabia me dan esas personas que aparcan a sus mayores en el hospital y los dejan allí, a su suerte. Qué rabia me dan esos señores de última hora que se engalanan para visitar a sus familiares y no sé muy bien cómo se las arreglan para no coincidir jamás con la hora del desayuno, de la comida, de la merienda o de la cena. Es casualidad, claro. Es mejor desaparecer, por lo menos, más cómodo. Para qué molestarse si las enfermeras ya están pendientes de todo y los acompañantes de las otros enfermos ayudan. Mira que bien, y no es que me cueste tanto ayudar, no me cuesta nada, pero me da rabia. Cría cuervos y te comerán los ojos.

Las personas mayores son mi debilidad, y pienso que ya es hora de que se empiece a desvelar el maltrato psicológico al que tienen que estar sometidos muchos de nuestros mayores.
...Ve-lo Artigo completo....
Lo más curioso es que, solitos como están, cuando pueden aprovechan para contar lo bien colocados que están sus hijos y sus nietos. Es lo que hace la señora que ocupa la cama 1 de la habitación de mi madre. Tiene ochenta y tantos años, una cadera mal y un parkinson bastante avanzado que no le permite usar los cubiertos. Da igual, hoy no hubo quien viniera a darle la merienda. Hoy es domingo y la mayoría de la gente no trabaja. Ya se sabe, hay que aprovechar para dar una vuelta, claro, es normal.

La paciente de la cama 3 no es tan mayor y, aunque no me gusta calificar a las personas hoy lo voy a hacer, es una amargada. Su familia vive lejos y está sola toda la semana. Hoy, hubo un momento en que vinieron a visitarla 6 personas, todas juntas. Realmente no la visitaron, hablaron de sus cosas, lo mismo que si hubiesen quedado en una cafetería. La señora estaba sentada en la butaca y no iba con ella la conversación. Así que se quede sola se encerrará en si misma y no nos dirigirá la palabra a los demás. Sin embargo, a las enfermeras y a las auxiliares les habla como una déspota, es decir, no tiene ninguna dificultad para articular el lenguaje y además le gusta usar un tono elevado.


El primer díale dije que cuando necesitara algo que me lo pidiese y me dio un “gracias” por el medio de los dientes. Bueno, ella se lo pierde. No soy psiquiatra ni psicólogo, yo no puedo hacerle terapia ni puedo traerle a su familia, pero sí que le podría hacer compañía. Cuánta soledad. Lo mejor que me ha pasado es que me he hecho amiga de un chico parapléjico y hoy me ha presentado a su novia. Vaya suerte tiene, madurito como es, 40 años, se ha ligado a una chica guapa, agradable y que no debe pasar de los 20. La chica me ha caído muy bien, está llena de frescura. El también me parece buena gente. Me han contado que se han conocido en el hospital. Me alegro por ellos. Me alegro de que la primavera siga alterando la sangre de la gente, también aquí. Ah, mi madre evoluciona favorablemente.



QUE RABIA FEITO POR: Mariam
Gran Colaboradora de A Lareira Máxica

2 comentarios feitos. Deixa o teu!!!!! :

Julio Torres dijo...

Antes de nada alégrome que a túa nai estea mellor.

Mariam sobre o que dis, so teño que dicir que SUSCRIBO TODAS E CADA UNHA DAS PALABRAS que escribes. Que gran verdade é a que dis. Non por sabido é remediado. ¿Somos persoas?
Seguro que coa chegada da Lei da Dependencia moit@s quererán cobrar as axudas para coidar familiares. Pero, en realidade ¿coidaranos? ¿ou haberá bastantes que estean so polos cartos?.
Xa sei que a gran maioría si os coidará, pero haberá bastantes que teñan intencións ocultas...

Anónimo dijo...

Nunca nos damos conta que un día seremos maiores e non nos gustará estar sos.